· 

Las disculpas de Corea del Norte por matar a un funcionario surcoreano

La oficina presidencial de Corea del Sur, también conocida como la Casa Azul, informó haber recibido una carta de disculpa dirigida al mandatario Moon Jae-in y firmada por el líder del norte, Kim Jong-un, en el que este se refiere al incidente como un "asunto vergonzoso".
El mensaje hacía referencia al caso un hombre de 47 años que fue hallado por tropas norcoreanas flotando a la deriva en sus aguas territoriales. Fue asesinado a tiros y después quemaron su cuerpo, según Seúl.
Una muerte, que después de 10 años, deja un gran vacío e indignation en Corea del Sur.

Las disculpas
La disculpa llegó en forma de una carta enviada al presidente Moon en la que Kim que reconocía que el incidente no debería haber ocurrido, según Seúl.
Kim calificó los hechos como un "asunto vergonzoso" y dijo que lamenta mucho "decepcionar" a Moon y al pueblo surcoreano. Es el primer comentario oficial de Corea del Norte sobre el incidente.
Corea del Norte también le ofreció al vecino del sur resultados de su investigación: dijo que se dispararon más de 10 tiroscontra el hombre, quien había ingresado en aguas norcoreanas y luego no reveló su identidad e intentó huir, según explicó el director de seguridad nacional de Corea del Sur, Suh Hoon.
Sin embargo, Pyongyang insistió en que no había quemado el cuerpo del hombre sino el "material flotante" que lo transportaba.
"Las tropas no pudieron localizar al intruso no identificado durante una búsqueda después de disparar, y quemaron el dispositivo bajo las medidas de prevención de enfermedades de emergencia nacional", dijo Suh en una sesión, refiriéndose al relato de Corea del Norte.
La oficina presidencial en Seúl ha decidido publicar cartas recientes entre los dos líderes.
En una de ellas, Kim Jong-un dijo que entendía "más que nadie el tipo de presión y dificultades" necesarias para superar la pandemia del coronavirus y los daños causados por los tifones recientes. Y añadió que comparte el "dolor y sufrimiento de la gente del Sur".
El hombre muerto a tiros, que era padre de dos hijos, trabajaba para el Departamento de Pesca. 
Estaba en su bote patrullero a unos 10 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, cerca de la isla de Yeonpyeong, cuando desapareció el lunes, dijo el Ministerio de Defensa de Corea del Sur.
Los medios surcoreanos dicen que acababa de divorciarse y que estaba atravesando problemas económicos.
Un patrulla norcoreana encontró al hombre, que llevaba un chaleco salvavidas, en el mar, en torno a las 15:30 hora local.
Se pusieron las máscaras antigás y le interrogaron desde la distancia antes de que recibieran "órdenes de <una> autoridad superior" de que el hombre fuera asesinado, dijo Corea del Sur. Lo mataron a tiros en el agua.
Corea del Sur dice que las tropas norcoreanas quemaron después el cadáver en el mar.
El presidente Moon Jae-in calificó el asesinato como un incidente "impactante" que no puedo ser tolerado. Instó a Corea del Norte a tomar medidas "responsables" por el ataque.
El Consejo de Seguridad Nacional del país dijo que Corea del Norte "no puede justificar disparar y quemar el cadáver de nuestro ciudadano desarmado, que no mostró signos de resistencia".

Según Ahn Chan-il, un desertor convertido en investigador con base en Seúl, es "extremadamente raro que el comandante supremo del Norte se disculpe, especialmente a los surcoreanos y a su presidente".

   "Creo que es la primera vez desde 1976", dijo, cuando tuvo lugar "el incidente del asesinato con hacha", la muerte de dos soldados estadounidenses asesinados por soldados norcoreanos en la Zona Desmilitarizada (DMZ).

Las autoridades norcoreanas lo localizaron 24 horas después.

El jueves, el ejército surcoreano dijo que fue interrogado durante varias horas mientras estaba en el agua y habría expresado su deseo de desertar, antes de ser asesinado "por orden de una autoridad superior".